LA CORDIALDAD

La cordialidad no se puede definir con una sola palabra, ni tampoco se puede calificar de una manera única y exclusiva. Esta cualidad enorme se logra con una mezcla de ingredientes que, agitados en la coctelera, dan como resultado una persona sumamente agradable.

En la cordialidad intervienen también las palabras que dices y el tono o la calidez que les pones. Emplear un lenguaje u otro es también acoger de una manera o de otra. Las palabras van acompañadas de un sonido que aporta además elementos de cordialidad. Muchas veces es el tono empleado el que pone o quita cordialidad a las conversaciones.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar